Danés

Original de los países del norte de Europa, Suecia, Noruega y Dinamarca. Su objetivo era combatir la falta de luz natural y lograr hogares más confortables y acogedores donde refugiarse durante los largos y severos inviernos escandinavos. Una de las características es la mezcla de artesanía con procesos industriales. El estilo danés nos deleita con sus tonalidades serenas y su aspecto pulcro. Conocido por su simplicidad, función y conexión con el exterior. Es un estilo versátil y puede combinarse con mobiliario rustico, clásico, minimalista, vintage o industrial.
Características.
El mobiliario es funcional y cómodo. Atemporal y de líneas sencillas y formas orgánicas, se caracteriza por materiales naturales, generalmente madera o con aplicaciones de esta. Son atemporales. Su principal valor es la sencillez, confort y sobre todo funcionalidad. Colores neutros como el gris o el negro y la amplia gama de tonos crudos lo caracterizan. Se utiliza decoración monocromática en accesorios, cojines, alfombras y mantas.
Estampados referentes a la naturaleza o geométricos sencillos. Los materiales representativos son la piel, lana, algodón, lino y maderas cómo nogal o parota. Los cuales dan la calidez y comodidad a este estilo. Aunque la madera suele ser el material estrella del estilo nórdico, es habitual combinarla con otros con el fin de crear un espacio más personal y vivido. Los accesorios en latón, cobre, mármol y metales en negro mate son básicos.