Los cojines son uno de los elementos decorativos que más realzan, aumentan la sensación de confort y dan personalidad al espacio en el que se colocan.

Para poder sacarle el máximo provecho a la decoración con cojinería es sumamente importante saber cómo combinarlos y organizarlos, podemos tener una gran variedad, pero si no tomamos en cuenta algunos tips, no lucirán como los imaginamos.

Cantidad

Un tip que no falla, es colocar de uno a dos cojines más que la cantidad de plazas tenga el sofá, buscando de preferencia el número impar. Por ejemplo, en un sofá de 3 plazas, lo ideal es colocar 5 cojines.

Colocar elementos decorativos en números impares, de preferencia en grupos de 3 o 5 ofrece un aspecto más relajado y natural.

Simetría

Una de las recomendaciones básicas es colocar los cojines de los extremos hacia el interior, en las esquinas deberán ir aquellos de mayor tamaño y mientras más se acerquen al centro, deberán ser de menor medida, esto nos creará una sensación de equilibrio.

Capas y texturas

Al utilizar textiles como elemento decorativo, podemos jugar con mantas o frazada sen un extremo y cojinería en otro, eso nos creará contrastes inesperados.

También es importante romper con el tono de la sala utilizando cojinería contrastante, ya sea en color liso o textura (cojinería de pelo natural, tejidos naturales, con borlas, lentejuelas o estampados), siempre teniendo en mente que deben de compartir características en comunes que resulten agradables a la vista.

Lo ideal, no utilizar más de 3 modelos de cojinería en un mismo mueble.